Estás en guiadelcomic.com > cómics >
 


 
  Titeuf en su habitación

¿De qué va? // Humor. Titeuf es un niño que ronda los diez años de edad, de mechón rubio y rebelde, hijo de un padre parado y un ama de casa. El muchacho no es un buen estudiante, su cabeza está más interesada en otras cosas, sobre todo en aquellas que le están prohibidas o fuera de su alcance, como Nadia, una chiquilla pizpireta y relamida. Pero Titeuf no está solo, a su lado encontramos a su puñado de amigos: Manu, gafotas sabelotodo y compañero inseparable; Hugo, un gordito listillo y algo cerdo; Rubén; Ramón, que cecea por culpa de su aparato dental; o Vomito, del cual el nombre lo dice todo. Son alumnos de un colegio público, chavales normales y corrientes, víctimas de los videojuegos, las películas de extraterrestres y la televisión, interesados, como todos a su edad, por el sexo y asuntos por el estilo.
     Las peripecias de Titeuf se presentan en forma de historietas autoconclusivas de una página que giran alrededor de su vida diaria. En ellas se alternan sus previsibles travesuras y anécdotas cotidianas con otras páginas ocasionales en las que nos acercamos a la visión que tienen los niños de temas sobre la vida o la sociedad, del complicado "mundo de los adultos", como puedan ser los padres separados, el sida, la inmigración o la pobreza.

Sobre el cómic // Titeuf nació en 1991 en las páginas de un fanzine suizo, de donde es originario Zep, su creador. Un ejemplar de aquella publicación llegó hasta la redacción de la editorial Glénat, quien se interesó por la serie y en enero de 1993 aparecía el primer álbum de Titeuf, Dieu, le sexe et les bretelles, dibujado en blanco y negro (los siguientes serian ya a color). Poco a poco, y tras ganarse primero a los lectores helvéticos, los cómics de Titeuf fueron haciéndose un hueco en el mercado francobelga, pero la verdadera explosión llegaría en 1996: primero sería galardonado con el premio Alph Art Jeunesse (mejor cómic para lectores jóvenes) que se concedió ese año en Angouleme, el siguiente paso lo marcaría su cuarto libro y, lo que a la postre fue lo más importante, se iniciaría la publicación de la revista Tchô!, en la que se prepublican las páginas de Titeuf antes de ser recopiladas en álbum, junto con otras series destinadas al mismo público. Con el principal atractivo de Titeuf, verdadero emblema de esta publicación mensual (una de las pocas revistas de cómics que sobreviven en los quioscos del país vecino), la tirada fue subiendo hasta alcanzar los 80.000 ejemplares y las 10.000 suscripciones, cifra ampliamente superada por el especial Mega Tchô!, aparecido en mayo de 2000, que alcanzó los 140.000 ejemplares. En cuanto a los álbumes, de los cuales han aparecido hasta el momento ocho entregas, Glénat asegura que se han vendido 4,4 millones de ejemplares sólo en lengua francesa, y el noveno álbum anuncia que tendrá una tirada de 1,4 millones de ejemplares (la mayor tirada inicial de la historia de un álbum francés, solamente superada por la de Asterix y La Traviata).

Las primeras tres viñetas de una página de Titeuf. Muchos hemos jugado a matar hormigas de pequeños... pero quizás no con el mismo "sistema" que Titeuf.

 

TITEUF, FENÓMENO MULTIMEDIA

 

  Portadas del primer DVD que recopila la serie de TV y del juego para Game Boy

Titeuf es un verdadero fenómeno de masas dentro del llamado espacio francófono (Francia, Bélgica, Suiza y Luxemburgo), donde es objeto de todo tipo de merchandising, además de haber traspasado con éxito las fronteras de la historieta para ser adaptado a otros medios. Así, en enero de 2001 debutaba en la cadena de TV France 3 la serie de animación del personaje, compuesta de 26 episodios de 26 minutos de duración cada uno y que durante el verano del 2002 aparecerán también en formato DVD en Francia. En España la serie de TV está siendo emitida a diario en Antena 3 dentro de la programación matinal del Club Megatrix. Además Infogrames produjo un juego de Game Boy Color basado en el personaje, convirtiéndose en las navidades de 2001 en el tercer videojuego más vendido en Europa en este formato, sólo por detrás de Pokémon y Harry Potter. Por último la famosa creación de Zep también ha protagonizado La guía sexual de Titeuf, un libro didáctico para resolver todas las dudas de los chavales respecto al amor y el sexo, realizado al alimón por el propio Zep junto con su compañera Hélene Bruller (editado en España por Salvat; 96 pgs tapa dura, 17x21 cm, 9,50 €).

GALERÍA

FICHA

 

  Portadas de los
álbumes 1 y 6

Título: Titeuf
Autor: Zep
Editorial: Salvat
Formato: Álbumes 48 páginas color, 29x12 cm, 9.5 € cada uno.
Comentarios: La edición española no mantiene la numeración francesa, sino que ha publicado los álbumes desordenados. Permanecen todavía inéditos en España tres álbumes: el primero, el octavo y el noveno. Como curiosidad, comentar que en 1999 la filial española de la editorial Glénat publicó directamente en castellano con el álbum Mal rollo (recientemente reeditado por Salvat), pero no llegó a sacar a la venta ninguno más.

ÁLBUMES PUBLICADOS

Titeuf 1: El amor no mola (noviembre 2001)
Titeuf 2: El terror de las nenas (noviembre 2001)
Titeuf 3: Abre los ojos (noviembre 2001)
Titeuf 4: Adiós, mundo cruel (noviembre 2001)
Titeuf 5: Mal rollo (abril 2002)
Titeuf 6: El milagro de la vida (abril 2002)

LA PALABRA DE LA CRÍTICA

 

  Algunos de los personajes más habituales de la serie. Su padre y su madre, su hermana pequeña, Manu (su mejor amigo), Ramón (que cecea debido a un aparato dental) y Nadia (la niña por la que suspira Titeuf)

"El mundo de Titeuf y sus amigos es grande, misterioso, inexplorado y lleno de mitos infantiles que nos divierte redescubrir. Titeuf es una serie elegante, de dibujo exquisito, que no sé si gustará mucho o no a los niños, pero que seguramente va a volver locos a los siempre hambrientos degustadores de historieta de calidad"
--Trajano Bermúdez, en Volumen Dos #1 (enero 2000)

"Posiblemente, la causa de su éxito, la que ha despertado el interés y la atracción de tantos lectores, haya que buscarla en los temas que se tratan en cada plancha y en el descaro y la frescura con que se abordan. Al lector desprevenido puede pillar por sorpresa que en un tebeo aparentemente infantil aparezcan condones y compresas, se hable de niños maltratados, se vean revistas guarras, erecciones matinales o adultos haciendo porquerías. La escatología y el sexo, aun en las pequeñas dosis en que las utiliza Zep, suelen ser un tema tabú en el tebeo occidental cuando hay niños de por medio. Zep ha roto esa pequeña barrera a través del ingenio y el buen gusto; su humor, a pesar de lo dicho anteriormente, no busca el escándalo, no es agresivo, no ofende, porque nace de la misma ingenuidad y el mismo asombro de los niños ante un universo adulto repleto de estímulos que no acaban de entender. Según palabras del propio Zep, los gags contenidos en esta serie nacen, en el 90% de los casos, de recuerdos de su propia infancia o de la de sus amigos. Y por ello son tan eficaces. En Titeuf se reflejan todos los registros de la niñez, todas las preocupaciones y obsesiones de esta etapa de la vida en la que uno aprende a conocer el mundo a través de informaciones incompletas y contradictorias. (...)

     Pero el exito de Titeuf se apoya también, por supesto, en el talento gráfico y narrativo del autor. El diseño de los personajes -especialmente los infantiles- es espléndido; Zep, partiendo de un dibujo fácilmente identificable dentro de la escuela infantil francobelga (Morris, Franquin …), ha sabido crear su estilo propio gracias a la sutil mezcla de esa tradición con rasgos de dibujantes más salvajes, como Gotlib, o clásicos del humor americano como Segar o Carl Barks. Gran parte del acierto humorístico de esta serie descansa en una galería de personajes muy bien trazados, de gran expresividad y diversidad: cada niño es distinto y perfectamente reconocible, no sólo por su aspecto sino por su manera de hablar y comportarse. Particularmente me parece definitorio del talento de Zep su habilidad para diferenciar el carácter de niños y niñas, para dejar en evidencia la brutalidad y la simplicidad masculinas frente a la sensibilidad y la mayor complejidad femeninas. Pero el autor no se contenta sólo con hacernos reír con sus personajes y sus situaciones: también utiliza un amplio e interesante registro de decorados y elementos secundarios que maneja con habilidad para retratarnos un ambiente, un entorno que marca a los personajes y también ayuda a definirlos. Titeuf y sus amigos pertenecen a la clase media baja, y viven en un barrio humilde, repleto de coches mal aparcados, cubos de basura y muros cargados de pintadas y carteles. A diferencia de otras series, a Zep no le interesa tanto el mundo interior o fantástico del niño, como su reacción ante la vida, su respuesta ante una realidad exterior confusa y compleja, y por eso es tan importante la identidad del paisaje en el que se mueve".
-- Enrique Bonet, en U #19 (marzo 2000)

AUTOR

Philippe Chappuis (Ginebra, Suiza, 1967), hijo de un policía y de una costurera, adoptó el seudónimo de Zep a la temprana edad de 12 años, cuando creó su primer fanzine, dedicado a sus ídolos musicales de entonces, el grupo americano Led Zeppelin. Siempre fue un enamorado de la BD y de la música. El gusto por el arte y la ilustración le empujó a inventar sus propias historietas (ganó un premio cuando contaba 8 añitos), muy influido por el prolífico creador belga Greg (Comanche, Aquiles Talón) y por Gotlib (recordado fundador de la revista Fluide Glacial), y le llevó a matricularse en l'Ecole des Arts Decoratifs de su ciudad natal. Debutó en la prensa suiza a los 14 años con colaboraciones esporádicas, y muy pronto, en 1985, pasaría a la historieta profesional en las páginas de la histórica revista Spirou de la editorial de Marcinelle Dupuis, con la serie Au Bout du monde. Su colaboración con el semanario belga la combinó con otros títulos para diferentes sellos: Victor n'en rate pas une (Kesselring, 1988), Léon Coquillard (GSSA, 1990) y Kradok (Atoz, 1991), además de ilustraciones para revistas suizas como L'Hebdo, Femmes d'Aujourd'hui o Le Nouveau Quotidien.
     A principios de los 90 se traslada a Paris y empieza a presentar, sin demasiado éxito, sus proyectos de historieta humorística a diferentes editores. Pero la fortuna cambiaría cuando Glénat confió en aquel joven autor y publicó el primer álbum de la que actualmente es la serie número uno de la casa, y uno de los más vendidos en el mercado de lengua francesa. Poco a poco Titeuf rompe moldes convirtiéndose en un verdadero fenómeno de masas que traspasa en la actualidad cualquier barrera de edad. A los nueve álbumes hay que sumar una serie de televisión, un videojuego, libros y toda clase de merchandising que han convertido a Zep en millonario. Glénat aprovecha el tirón y saca a la venta en 1998 la revista Tchô!, en la que además de Zep colaboran Buche, Tébo o Tehem, y a partir de ella la colección de álbumes Tchô! La collec… El personaje además ha sido la imagen promocional de campañas publicitarias, programas de lectura o de concienciación social.
     En su tiempo libre Zep también ha diseñado recientemente alguna portada de disco (como la de Jean Jacques Goldman), además de continuar con la realización de otros álbumes, en este caso para Dupuis, L'enfer des concerts (2000) dentro de la colección Humour libre.

+ INFO

- ZepOuNet.com (que, en francés, es algo así como "Zep On-line" o "Zep en la web"), fan-site sotre Titeuf y Zep.
- foto y artículo sobre la obra de Zep
- biografía y artículo del periódico Le Monde
- Fan-site sobre el personaje
- Página oficial
- Reseña en castellano, por Óscar Gual
- Reseñas en francés.
- Sobre la serie de animación.

Recopilación y textos adicionales:
Óscar Gual
Última revisión: agosto 2002